¿Quién dice la gente que soy yo? Y vosotros ¿quién decís que soy yo? Preguntaba Jesús a sus discípulos más cercanos. Para la muchedumbre Jesús era Juan el Bautista que había resucitado, para otros era Elías, tal vez uno de los profetas, incluso un mesías. Para la clase dominante judía quien fuera que sea representaba un peligro, era un saboteador de las tradiciones religiosas, un blasfemo que comía y bebía con lo peor de la sociedad y un agitador de las multitudes que merecía ser condenado a la muerte. Al parecer la figura de Jesús representaba un enigma para sus contemporáneos que lo veían deambular por las polvorientas aldeas y pueblos de la Palestina del primer siglo.

Tras su muerte su identidad se hizo más enigmática. Muy pronto las comunidades cristianas comenzaron a hablar de Jesús como el Mesías, el Hijo de David, el Hijo, el Señor, el Salvador, el Logos, el Hijo del Hombre, el Hijo de Dios, el Cristo. A través de estos títulos honoríficos mencionados y otros, dependiendo el contexto, interpretaban su enigmática figura y le otorgaban sentido y coherencia a lo que ellos habían experimentado a su lado bajos los presupuestos de una fe inconmensurable. Algo muy impactante e irrepetible experimentaron que les dio la confianza y autoridad suficiente para declarar que aquel judío de Nazaret no había muerto sino que estaba aún vivo, había resucitado.

La historia de los orígenes del cristianismo muestra una composición considerablemente diversa en lo que se refiere a la respuesta de quién era Jesús de Nazaret y cómo interpretar ciertos episodios de su vida. Como señala José Monserrat Torrents, «la fidelidad al mesías Jesús dejaba lugar para una heterogeneidad de actitudes en correspondencia con la diversidad del mismo judaísmo». El Nuevo Testamento es una recopilación literaria que intenta ser coherente en su contenido. Sin embargo, y debido a su propia naturaleza, no se escapa a la diversidad de concepciones respecto de la figura de Jesús. Si dejáramos de lado por un momento la visión de conjunto que nos impone el canon del Nuevo Testamento, repararíamos en que los textos reflejan ideas y creencias de comunidades particulares distintas las unas de las otras, y que irradian además, conductas propias de cada comunidad local en la que surgió cada relato. Desde esta perspectiva podemos argüir con cierta probabilidad de certeza que la concepción que tenía Pablo de Jesús no es la misma que tenía Juan, Santiago u otro autor del Nuevo Testamento. Una lectura atenta a los libros del Nuevo Testamento da cuenta de ello. En el fondo, el canon pese al ideal de coherencia que le exigimos mantiene una tensión cardinal entre una diversidad natural y una unidad artificial, erigida institucionalmente y legitimada por la ortodoxia de una iglesia dominante.

Sin embargo, cualquiera sea la representación y significado que se tuviera de Jesús en la especificidad de cada comunidad, dicha concepción tenía consecuencias gravitantes que modelaban y coloreaban la vida de los seguidores. Es decir, las creencias sobre Jesús se veían reflejadas en una praxis consecuente.

Tres preguntas para concluir: ¿Quién dices que es Jesús para ti? ¿Se refleja esa imagen en tu diario vivir? ¿Dé qué Jesús me habla tu praxis?

Anuncios

5 comentarios en “LA ENIGMÁTICA IDENTIDAD DE JESÚS DE NAZARETH

  1. CRISTO, GRAN EMPÁTICO: La empatía se logra a través de la experiencia de la común unión de tu esencia con la esencia de otro ser; de tal modo que ambos son una sola alma; un solo corazón que late al unísono y te hace participe de sus emociones, miedos y afectos, alegrías y sufrimientos; una sola mente que te revela cada instante de su vida sin que nada quede oculto; una sola piel que te hace sentir encarne propia lo que la otra siente. Es un tormento cada vez que experimentas el sufrimiento de otro, no solo físico, sino mental y espiritual. Experimentas los estados alterados que ocurren de la mente del sufriente. Vg: el delirio trémens, la paranoia, las posesiones demoníacas, ante el peligro eminente de que quedes atrapado por las poderosísimas fuerzas de la oscuridad, sales despavorido; por ello, sino eres santo, te aíslas y evitas experimentarlo continuamente. Cuando ocasionalmente te compadeces del sufrimiento ajeno, rápidamente pones en juego todas tus energías, conocimientos y habilidades, para aliviar el sufrimiento del otro, sugiriendo soluciones a sus problemáticas. Terminada la experiencia terminas angustiado extenuado, dolido. Y apartado del mundo reniegas de tu habilidad. Los biólogos y los neurocientíficos cognitivos están descubriendo neuronas espejo, llamadas de la empatía, que permiten a los seres humanos sentir y experimentar situaciones ajenas como si fueran propias; los científicos sociales están comenzando a reexaminar la historia con una lente empática, descubriendo así corrientes históricas ocultas que sugieren que la evolución humana no sólo se calibra en función del control de la naturaleza, sino del incremento y la ampliación de la empatía hacia seres muy diversos y en ámbitos temporales y espaciales cada vez mayores. Las pruebas científicas de que somos una especie básicamente empática tienen consecuencias sociales profundas y de gran alcance, y podrían determinar nuestra suerte como especie. Las generaciones más jóvenes están llevando su capacidad de empatía más allá de los credos religiosos y la identificación nacional, incorporando así a toda la humanidad y al ingente proyecto vital que envuelve la Tierra Cristo fue un gran empático poseía una gran capacidad para identificarse con el mundo interior de las personas y para responder a la perfección a su situación. Cristo se puso a sí mismo a disposición total y empática de los hombres que le rodeaban cargando con el sufrimiento y pecados del mundo; por ello dijo, vengan a mi los que están cansados de sufrir, y donde quiera que iba, multitudes de sufrientes lo esperaban, esperando ser curados; y dijo: ¡Yo soy el cordero de Dios que quita los pecados del mundo! porque sufría en carne propia el dolor ajeno. http://www.scribd.com/doc/46514959/EL-ARQUERO-MISTICO

  2. personalmente, no creo en la diversidad de; concepcion/comprension/ conseptualizacon (rebuscando palabras) que se le atribuyen a la figura de Jesus de parte de los escritores de los evangelios. El asunto es que los evangelios son; testimonios presenciales de los hechos narrados alli y cada uno de los escritores se encargo de escribir su perspectiva de lo que vio ( por ello se pèrciben ciertas diferencias) no obstante la idea es la misma en todos los relatos.
    La narratica es coherente, pues para todos, Jesus, era el hijo de Dios, y habia tenido una vida pre humana, aunque hubiese nacido de una matriz de una mujer. Devenido en hombre para pagar la deuda que contrajo Adan que por su revelion asesino a toda la simiente o humanidad que saldria de sus muslos. La ley del talion, ojo por ojo diente por diente requeria que se sacrificara un hombre perfecto por hombre perfecto, asi pues; es que jesus no tuvo un padre cuyo semen imperfecto dejaria sin efecto su sacrificio, EL PROPIO CREADOR le concedio vida humana, transfiriendo la vida de su lugar teniente Miguel (ElArcangel) que en esta tierra llego a conocerse como JESUS el NAZARENO.Todo por …..Amor, asi lo explica la Bilbia.
    Los sorprendente de todo esto es que si jesus realmente nunca existio o si existio pero un puñado de hombres invento la figura del jesus “Hijo de Dios” realmente estamos frente a el milagro mas grande de toda la hisoria de la humanidad, pues ni un solo hombre de todos los que existieron en la historia ha cambiado permanentemente el corazon y la mente de las personas como lo hizo Jesus. La verdad que vale la pena estudiar la vida de jesus pues podemos estar frente a la unica esperanza de supervivencia de la humanidad. ( recuerden que no era de esta tierra)

  3. CRISTOLOGÍA LAICA GRECO ROMANA: La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideia griega (cultivo de sí). Que tenía como propósito educar a la juventud en la “virtud” (desarrollo de la espiritualidad mediante la práctica continua de ejercicios espirituales, a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma, para alcanzar la trascendencia humana) y la “sabiduría” (cuidado de la verdad, mediante el estudio de la filosofía, la física y la política, a efecto de alcanzar la sociedad perfecta). El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo, ilustra lo que es la trascendencia humana y como alcanzarla. Y por su autentico valor propedéutico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar los fines últimos de la paideia griega siguiendo a Cristo. Meta que no se ha logrado debido a que la letrina moral del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ El reto actual, es formular un cristianismo laico que se pueda vivir y practicar, no en y desde lo religioso y lo sagrado, sino en y desde el humanismo, la pluralidad y el sincretismo, a fin de afrontar con éxito los retos de la modernidad. Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo (cristianismo grecorromano), separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su religión basura que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://es.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DE-LAS-RAICES-CRISTIANAS-DE-EUROPA-LAICA

  4. Dependiendo de la cristología que se tenga, de la misma manera se manifestará la praxis o la práctica de la fe. Una sana cristología lleva a una sana práctica, mientras que una mala cristología lleva a una mala práctica. Lo que se cree sobre lo que significa Jesús de Nazaret no es lo más importante. Lo más importante es lo que se practica desde la fe, que da cuenta viva de la cristología que se tiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s